Jueves , 24 julio 2014
Inicio » Salud y Ejercicio » Claves para elegir una silla ergonómica
Claves para elegir una silla ergonómica

Claves para elegir una silla ergonómica

Son muchas las horas que pasamos sentados en una silla, ya sea para trabajar o estudiar. Con la llegada de la tecnología los problemas posturales se han incrementado, dolores de espalda, cervical y problemas en el túnel carpiano, todos ocasionados por mal apoyo de nuestro cuerpo durante un período prolongado.

Sentarse con la silla muy baja y lejos del escritorio puede llevarnos a tomar una postura reclinada hacia adelante, sin apoyo de la zona lumbar. Además la cabeza se inclina hacia adelante, los pies apoyan mal, esto dificulta la circulación sanguínea y los hombros se proyectan hacia adelante.

Mueva la silla hacia adelante, acercándola al escritorio de forma tal que facilite el apoyo de la zona lumbar en el respaldo. Ajuste si es posible el respaldo de modo de tener un buen apoyo para la espalda. Eleve el asiento de su silla, de modo tal que estando con los brazos en posición de descanso, los codos se puedan apoyar levemente sobre el nivel de la superficie de trabajo.

Para tareas de duración prolongada se requiere de apoyo para la espalda, brazos y pies. Se intentará que la postura general del cuerpo sea activa pero sin tensiones excesivas. Los muslos deben estar paralelos al suelo, evitando exceso de presión en la parte posterior de estos. Los pies deben reposar en forma relajada en el suelo, formando un ángulo recto entre la pierna y el suelo, y cayendo dispuestos directamente bajo las rodillas.

¿Cómo elegir una silla ergonómica?

•Cojín.

Debe ser más ancho que sus caderas y piernas. Es recomendable que al cojín le sobren 2 a 3 centímetros por cada lado. Evite un cojín muy largo, pues podría apretar por debajo de sus rodillas y llegar a producir alteraciones de la circulación sanguínea de sus pies y piernas. Cuidado ya que un cojín muy largo puede dificultar el apoyo correcto de la espalda contra el respaldo de la silla. Las sillas bien diseñadas tienen una curva hacia abajo en la parte frontal del cojín, esto evita presionar la parte baja de las rodillas.

•Regulación de la Altura de la silla

Se recomienda que la silla cuente con un sistema neumático (a gas) o mecánico (a resorte) que permita que una vez que esté sentado, se pueda regular en altura.

•Rango de regulación de altura.

La regulación de altura debe variar en un rango que permita que sus rodillas estén a nivel, con muslos en horizontal, y sus pies logren el apoyo firme y cómodo en el suelo. El mecanismo de regulación de altura debe ser accesible a la mano para regular estando sentado.

•Apoyo lumbar

Las sillas vienen con apoyos para la espalda que son adaptables, regulándolos hacia delante o atrás y hacia arriba o abajo. Si la silla va a ser utilizada por distintas personas este grado de regulación es sumamente necesario.

Si la silla cuenta con respaldo fijo, se sienta en comodidad y además usted es la única persona que utiliza esa silla, entonces puede considerarse aceptable. Lo ideal es intentar regular la altura del respaldo de modo tal que se adapte bien a la curva natural de la espalda. El ángulo del respaldo debe permitir un apoyo amplio y cómodo de la espalda.

•Relleno

Cuando el relleno del cojín es de baja densidad y baja calidad, con el uso se deformará.  Un apoyo inadecuado, acolchado insuficiente y con deformaciones por el desgaste puede causar desbalance y fatiga de piernas y espalda.

•Inclinación

Es recomendable que se pueda regular el ángulo del cojín para ayudar a mantener una posición de trabajo equilibrada.

•Base de la silla

Si necesita una silla móvil para realizar su tarea, esta debe tener por lo menos cinco puntos de apoyo con ruedas que giren libremente sobre el piso.

•Apoyo de Brazos

El apoyo de brazos debe tener una altura que permita un apoyo cómodo del codo, con un apoyo relajado de ambos brazos.

El ancho entre apoyos de brazos, es decir, la distancia entre ambos apoyos de brazos, debe permitir con facilidad el sentarse y ponerse de pie.

La profundidad del apoyo de brazos debe ser tal que no interfiera con el escritorio u otro mobiliario. El codo debe quedar en un ángulo de 90° con el antebrazo horizontal (en paralelo al suelo).

Recuerde también que las manos no deben apoyarse sobre bordes filosos ni sobre superficies duras, por lo que todos bordes de todas las superficies y elementos deben ser redondeados.

•Apoyo de pies

Se recomienda que su superficie tenga una inclinación que deje al tobillo en un ángulo de 90°, lo que se puede lograr dejando el apoyo con alrededor de 10 grados de elevación respecto de la horizontal.

•Tapiz

Es conveniente optar por telas de un tejido que permita el paso de humedad, evite el calor y sea fácil de mantener limpio. Generalmente se utilizan telas de algodón.

Enlaces de interés

Consejos sobre descanso y posturas: Sitio web Grupo lomonaco

Ergonomía de la silla de trabajo