Inicio » Salud y Ejercicio » Cuidados en la tercera edad: alimentación

Cuidados en la tercera edad: alimentación

A medida que los años pasan los requerimientos nutricionales deben cambiar en pos de una adultez saludable.

En el caso de las mujeres adultas las necesidades nutricionales también cambian y los nutrientes en esta etapa pueden ayudar a reducir síntomas como:

  • Depresión, cambios de humor: Consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, folato, vitamina D. Fuentes: semillas de lino, pescados grasos, cereales integrales, verduras de hoja verde, jugo de naranja, pescados grasos, productos lácteos enriquecidos.
  • Dolor e hinchazón en las mamas: Consumir alimentos ricos en vitamina E como almendras, semillas de lino.
  • Menstruación abundante: Reforzar la ingesta de hierro. Fuentes: carne roja, legumbres, espinacas, pasas, cereales de salvado.
  • Sofocos: Aumentar el consumo de calcio y practicar ejercicio físico moderado como gimnasia en el agua, yoga, caminatas, un excelente ejercicio por sus beneficios (seguro, fácil, gratuito), además de estar al alcance de la mayoría de las personas. Para aquellos que tengan dificultades físicas en el centro de día para mayores de Alcobendas se organizan actividades terapéuticas como fisioterapia para ejercitar la movilidad y las articulaciones, tonificar miembros superiores e inferiores, ejercicios para el control postural y esquema corporal, etc., siempre con el acompañamiento de un fisioterapeuta y según las necesidades y limitaciones de cada paciente.
  • Consumir alimentos como: productos lácteos semidescremados, verduras de hoja verde, pescados grasos (salmón y sardinas).
  • Osteoporosis: Aumentar el consumo de vitamina D y calcio. Fuentes: pescados grasos, productos lácteos enriquecidos, productos lácteos bajos en grasas, verduras de hoja verde, semillas de sésamo, pescados grasos (salmón y sardinas).
Fisioterapia y rehabilitación
Fisioterapia y rehabilitación

Alimentación en la edad adulta:

El cuidado de la nutrición es muy importante en la tercera edad, ya que es el camino hacia una adultez más sana y prolongada. La dieta debe ser completa, dado que los requerimientos alimentarios de las personas de edad avanzada son similares a los de los jóvenes, con excepción del valor calórico total que debe ser menor al disminuir la actividad física y el metabolismo basal (de 30 a 35 calorías por kilo de peso teórico). Debe estar integrada por un 50% de hidratos de carbono, un 25% de proteínas y un 5% de grasas.

En la mesa del adulto mayor no deben faltar:

Leche y productos lácteos: constituyen una excelente fuente de calcio, vitamina A, vitamina B2 y proteínas de alta calidad. Si es necesario restringir las grasas y las proteínas, se debe recurrir a la leche descremada.

Carnes y huevos: aportan proteínas, hierro, tiamina, vitamina B2, acido nicotínico y vitamina A y D. es conveniente que la ingesta de carne (ya sea vacuna, ave o pescado) sea de forma diaria. El consumo de huevo debe limitarse si existen problemas de colesterol.

Cereales, pan, pastas y fideos: Aseguran un aporte importante de hierro, tiamina, vitamina B2 y vitamina B3.

Verduras y frutas: son fuente de vitaminas.

Grasas y aceites: por su valor calórico elevado, deben limitarse en casos de obesidad. Es aconsejable optar por los aceites grasos poliinsaturados como el aceite de maíz, soja o de uva.

Alimentos saludables: Deben convertirse en una prioridad en la alimentación de adultos mayores.

About ambar

Julieta Martinez Asesora en viajes de aventura, turismo ecologico, expediciones seguime en twitter @julyviajes

Check Also

Para nuestra salud es importante disfrutar de un buen descanso

La forma que tenemos las personas de vivir nuestro día a día va cambiando con …