Home » Hogar y familia » ¿Escaleras o rampa? Suprime barreras arquitectónicas

¿Escaleras o rampa? Suprime barreras arquitectónicas

Muchas residencias con elevador disponen de un pequeño tramo de escalera para poder acceder al ascensor desde la cota de la calle, el que supone un esmero cuando vienes cargado con bolsas, o empujando el carro de la compra que has realizado o bien con tu bebé en el carrito, mas cabe prestar mayor atención, ya que puede implicar un inconveniente esencial si entre los vecinos alguno utiliza silla de ruedas.

La posición de las escaleras puede variar, pueden estar ubicadas exteriormente, partiendo de la acera hasta llegar al zaguán, o bien dentro del mismo. El interrogante es, ¿podemos substituir los peldaños por una rampa? De manera directa, no, salvo que dispongas concretamente de metros longitudinalmente.

Rampa de minusválidos.

La normativa que recoge la aplicación a continuar en un caso así es el Código Técnico de la Edificación. Documento Básico, sobre Seguridad de Utilización y Accesibilidad, en la sección primera, la Seguridad frente al peligro de caídas, señala la pendiente máxima de las rampas dependiendo de la longitud:

  • Si la longitud resultase ser menor que tres metros, la pendiente va a ser como máximo del diez por ciento
  • Para longitud menor que seis metros, pendiente máxima ocho por ciento
  • En todos los demás casos la pendiente va a ser del seis por ciento como máximo.

Por si fuera poco en los dos extremos de la rampa para estar correcta debe existir un espacio para poder realizar un giro de 1,50 m, y la longitud máxima que tendrían los tramos va a ser de quince metros.

Esto quiere decir que para un tramo de seis peldaños, con huella de treinta centímetros y contrahuella de diecisiete centímetros, tendríamos un desnivel de uno coma cero dos metros, y una longitud de uno coma cincuenta metros. Para poder poner una rampa correctamente y que cubra toda esta diferencia de cota existente con la máxima pendiente del diez por ciento precisamos diez coma veinte metros más uno coma cincuenta metros para el espacio de giro al lado de la puerta del elevador y otro uno coma cincuenta metros al lado de la puerta del zaguán (en el caso de que el tramo de peldaños se halle en el circuito del zaguán), lo que totaliza una total longitud de trece coma veinte metros en la enorme mayoría de los casos resulta imposible de situar.

Te señalamos 2 opciones alternativas a la substitución de peldaños por rampa, como por ejemplo, la ya cada vez más utilizada en estos casos, eliminación de barreras arquitectónicas que complican la movilidad correcta de usuarios que emplean silla de ruedas:

  • Lo primero sería la instalación de una buena plataforma salva escaleras. Se trata de un ascensor eléctrico que va adosado en un lateral de la propia escalera.
  • La segunda consistiría en el proceso de rebajado del foso del elevador posterior picado y supresión de los peldaños, para situar la primera parada del elevador a cota 0.

Tras suprimir de la opción alternativa la posibilidad de colocar una rampa se deben valorar las otras 2 posibilidades descritas para estimar la que resulta más indicada, y para ello deberá ser necesaria la intervención de una empresa de reformas supervisada por un arquitecto. Si necesitas contratar una empresa de reformas que se encargue de la ejecución de la obra, te recomiendo que visites este artículo con algunos consejos a la hora de contratar una empresa de reformas. Te vendrá bien saberlos.

Check Also

Mudanzas sin prisa pero sin pausa

Tenemos que mudarnos, bueno, vamos a intentar no llevarnos las manos a la cabeza pensando …