Home » Moda y Accesorios » El recomendado uso del reloj

El recomendado uso del reloj

Y, de repente, se te olvida el reloj. Es una sensación de pánico, de claustrofobia repentina, la que las personas organizadas sentimos al notar de golpe ese vacío en la muñeca, un vacío del cual no podemos desprendernos. De golpe, y a menos que se tenga una alternativa, se pasa a no saber qué hora es y cuánto tiempo queda para las cosas que hay que hacer, del mismo modo que una parte dependiente de nosotros se activa, al necesitar preguntar a nuestros compañeros cada dos por tres qué hora es o cuántos minutos quedan para el refrigerio. Esto también es terrible en otras circunstancias. Por ejemplo, ¿qué pensará de nosotros nuestra cita si llegamos tarde porque se nos ha olvidado el reloj y, por consiguiente, no hemos sabido calcular bien el tiempo? ¿Y si resulta que llegamos pronto pero, quién lo iba a decir, esa cita no respeta demasiado a las personas que no tienen la delicadeza y la elegancia de vestir su muñeca con manecillas?

Esto, dicho así, suena muy de los años ochenta o noventa, porque ¿para qué preocuparse si hoy en día todos tenemos teléfono móvil y, obviamente, una manera rápida y efectiva de mirar la hora? Pero no es lo mismo. Es práctico, sí, como lo es el teléfono para múltiples tareas; pero el aparato que ha tenido desde siempre la función única e inequívoca de dar la hora, sea cual sea la circunstancia y su diseño, es el reloj; y por eso, en el manual no oficial del buen vestir se recomienda su uso. Porque, ya sea que quieren comprarse un reloj Breguet -uno de los más equilibrados del mercado-, comprarse un reloj Patek Philippe -bonito y armónico en su elegante diseño casual- o comprarse un reloj Rolex -el que llevan los caballeros y las señoras-, todos ellos van a funcionar no solo en cuanto a estética, sino en materia práctica. Y si siguen sin convencerse demasiado, a lo mejor en páginas como Comproreloj pueden buscar más información y darse cuenta de sus ventajas. Porque el reloj es el artilugio inestimable de los inteligentes.

Check Also

Qué hacer para vender un reloj

Quizás todos nosotros recordamos que nuestros padres, o al menos casi todos ellos, nos educaron …