Inicio » Hogar y familia » Climatización de terrazas eficiente y económica ¿es posible?
Climatización de terrazas eficiente y económica ¿es posible?

Climatización de terrazas eficiente y económica ¿es posible?

Durante mucho tiempo la climatización de terrazas ha sido un concepto que no terminaba de cuajar por completo. Era necesario disponer de una terraza completamente cerrada con el fin de no permitir el paso del aire -y la temperatura- del exterior. Esta necesidad conllevaba unos gastos considerables ya que no sólo se requería la inversión propia de la instalación del sistema de climatización, sino también de toda la infraestructura pertinente para conservar ese frío. Por supuesto, estamos refiriéndonos a la situación de hace unos años, cuando la única alternativa para climatizar una terraza era llevar a cabo la instalación de un sistema de aire acondicionado. A día de hoy, por suerte, contamos con una alternativa con la que muchos hosteleros verán resueltos muchos problemas: la Bioclimatización.

 

¿Qué es la Bioclimatización y cuál es su aplicación en terrazas?

 

La Bioclimatización es una nueva tecnología que se basa en la evaporación del agua como método para refrescar el ambiente. En la actualidad, este nuevo sistema de climatización ya ha sido popularmente adoptado en países como Australia y el sur de Estados Unidos. En España ha sido el sector industrial quien ha dado el primer paso al comprender el gran número de beneficios que aporta, así como su gran eficiencia. Por lo que es normal verlos instalados en naves industriales y todo tipo de fábricas. Pero, por supuesto, el industrial no es el único sector al que la Bioclimatización puede beneficiar. De hecho, cada día son más los modelos destinados a su instalación en hogares, así como también en centros y locales comerciales. A nivel hostelero, como no podía ser de otra manera, la Bioclimatización también está empezando a dejarse ver.

 

El motivo son las grandes ventajas que ofrece en comparación con los sistemas de aire acondicionado convencionales. En primer lugar son muy sencillos de instalar. Ni siquiera requieren de sistemas de sujeción, sino que basta con los conductos por los que más tarde dispensará el aire fresco para sostenerlo gracias a su composición basada en polímeros. De todos modos, en los últimos días se están dejando ver los sistemas de Bioclimatización portátiles, lo que puede llegar a ser de gran ayuda en según qué casos.

En segundo lugar, su consumo energético es irrisorio en comparación con las grandes cantidades de energía eléctrica que necesita un sistema de aire acondicionado. Se estima que un sistema de Bioclimatización permite ahorrar hasta un 75 y un 80% de energía en la factura de la luz en comparación con los sistemas de aire acondicionado convencionales. Esto también tiene una clara repercusión en el medio ambiente, ya que al no emplear apenas energía eléctrica ni gases refrigerantes para cumplir con su cometido no contribuye al calentamiento global. Su principal fuente de consumo es de agua, ya que la utiliza para enfriar de manera natural el aire que toma del exterior haciéndolo pasar a través de unos filtros llenos de agua, pero incluso así está demostrado que no consume más agua que un lavavajillas de consumo eficiente.

En tercer lugar es mucho más saludable. El aire acondicionado reseca el ambiente y no lo limpia, sino que sigue reutilizando el mismo aire ya enfriado una y otra vez. El resultado son estancias viciadas, con olores permanentes, ácaros y polvo. Los sistemas de Bioclimatización toman en todo momento aire del exterior, introduciendo siempre aire nuevo en la estancia. Además, gracias a sus filtros limpian el aire que toman de polvo, polen, humos y demás agentes, ofreciendo un aire purificado y nuevo. En el caso de las terrazas esto se traduce en un espacio atractivo, especialmente si tenemos en cuenta que muchas veces las terrazas son el destino preferido para los clientes con hábitos fumadores.

En cuarto lugar, a diferencia de los sistemas de aire acondicionado, los sistemas de Bioclimatizaciónpermiten tener puertas y ventanas abiertas, por lo que en el caso de las terrazas no será necesario adquirir toda la infraestructura necesaria para aislarlas.

Y, por último, su capacidad para enfriar el aire será mayor cuanto más elevada sea la temperatura del exterior. En cualquier caso, los grados que alcance vendrán determinados por la climatología local, siendo capaces de alcanzar hasta 12ºC menos que en el exterior, pero no más. Esto hace que los cambios de temperatura que puedan experimentar los clientes de un bar o un restaurante con un sistema de Bioclimatización no sea demasiado brusco y no provoque molestias. Es decir, los clientes notarán significativamente un bajada de la temperatura con respecto al exterior disfrutando de un agradable frescor mientras hacen uso de los servicios del local, pero no será un cambio tan brusco como para que puedan llegar a sentirse incómodos o indispuestos.

 

En resumen, la tecnología de la Bioclimatización tiene todo lo necesario para convertirse en la nueva favorita del sector hostelero y, cómo no, también en el sector doméstico. Se trata de una energía que apenas contamina, con unos efectos positivos para nuestra salud y cuyo consumo energético apenas repercutirá en nuestra factura de la luz.

Check Also

Ideas y consejos para reformar el baño

Ideas y consejos para reformar el baño

Un baño reformado añade valor a tu hogar, actualiza su estilo y lo adapta mejor …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *