Inicio » Hogar y familia » Carcomas y termitas, ¿no son lo mismo?
cómo diferenciar entre termitas y carcoma

Carcomas y termitas, ¿no son lo mismo?

El diagnóstico para saber qué plaga está invadiendo la estructura y el mobiliario de tu hogar no siempre es el mismo. Acostumbramos a hablar de termitas y carcoma como si fuesen lo mismo, pero lo cierto es que no lo son.

Las carcomas son larvas de coleópteros que viven en la madera a la vez que les sirve de alimento. Sólo comen madera en estado larvario. Cuando se vuelven adultas se van de la madera, no sin antes causar cuantiosos destrozos.

Las termitas, por su parte, son neópteros que comen los nutrientes de la celulosa de la madera que protozoos que viven en su aparato digestivo son capaces de obtener. Pasan toda su vida en las estructuras de madera, en árboles o en suelos cercanos (termiteros), habitando en el lugar hasta que lo destruyen por completo.

Principales diferencias entre termitas y carcoma

Aunque puedan parecer similares, sobre todo si las estamos sufriendo (y lo que menos nos importa es lo que sea, sólo queremos que se vayan), realmente no son lo mismo. Tienen poco en común a excepción de, por supuesto, arrasar nuestras estructuras de madera y de que son insectos.

  • Madera

La carcoma hace agujeros más que visibles para salir al exterior, para abandonar la estructura de madera, aprovechándose estos para tirar los excrementos de larvas bebé (estado avanzado de infestación). La termita subterránea no hace agujeros de salida, pues vive en la estructura hasta derruirla por completo. Sin embargo, la termita aérea sí.

  • Galerías

Las termitas trabajan en grupo y forman galerías simétricas y bien organizadas. Las carcomas van un poco más a su aire. Del mismo modo, las galerías de las primeras serán mucho más sucias, con restos de excrementos y madera cementados hasta formar un barro. La galería de la carcoma es más limpia, estando sus calles limpias y expulsando el excremento al exterior.

  • Excrementos

Como la presencia de agujeros puede ser por carcomas o por aéreas, un indicativo clave, si tenemos la oportunidad de ver, serán sus excrementos. La carcoma deja una especie de serrín más o menos fino mientras que el excremento de la termita aérea es más visible, con forma de grano de café (el de la termita subterránea también, pero este no lo verás fuera).

  • Sonido

Las termitas son silenciosas. Pueden pasar décadas y no sabrás que están haciéndote compañía. La carcoma, si ya está crecidita, hace ruido al comer; se puede escuchar perfectamente el cruch cruch si está todo en silencio.

  • El insecto

Cuando son pequeñas las carcomas son como gusanos, blancas o amarillentas, anilladas y sin patas. Las termitas son blanquecinas, también con un cuerpo similar al del gusano pero con cabeza bien diferenciada y seis patas.

En estado adulto, la primera se convierte en una especie de escarabajo común o en escarabajo alargado de antena grande. Las segundas al crecer se asemejan a una hormiga con alas.

Conocer la diferencia entre ambos insectos es esencial para, como decíamos al comienzo, hacer un diagnóstico adecuado y, con él, poner la solución más satisfactoria a la plaga que se esté sufriendo, como recurrir a tratamientos de madera contra carcomas y termitas

Check Also

Ideas y consejos para reformar el baño

Ideas y consejos para reformar el baño

Un baño reformado añade valor a tu hogar, actualiza su estilo y lo adapta mejor …