Inicio » Salud y Ejercicio » Claves en la prevencion y riesgo de Alzheimer y demencia

Claves en la prevencion y riesgo de Alzheimer y demencia

¿Se puede prevenir el Alzheimer?

Es una pregunta que continúa intrigando a los investigadores y alimentando nuevas investigaciones. Todavía no hay respuestas claras, en parte debido a la necesidad de más estudios a gran escala, pero hay investigaciones prometedoras en curso. Desde distintas asociaciones para la lucha contra el Alzheimer se continúan financiando distintos estudios que exploran la influencia del ejercicio, la dieta, la estimulación social y mental y otros factores en el desarrollo del Alzheimer.

 

¿Qué causa el Alzheimer?

Los expertos coinciden en que, en la gran mayoría de los casos, el Alzheimer, al igual que otras afecciones crónicas comunes, probablemente se desarrolle como resultado de interacciones complejas entre múltiples factores, incluidos la edad, la genética, el entorno, el estilo de vida y las afecciones médicas coexistentes. Aunque algunos factores de riesgo, como la edad o los genes, no se pueden modificar, otros factores de riesgo como la presión arterial alta y la falta de ejercicio generalmente se pueden cambiar para ayudar a reducir el riesgo. La investigación en estas áreas puede conducir a nuevas formas de detectar a aquellos en mayor riesgo.

Relaciones sociales y actividad intelectual

Varios estudios indican que mantener relaciones sociales y actividad intelectual a medida que envejecemos puede reducir el riesgo de deterioro cognitivo y Alzheimer.

Los expertos no están seguros del motivo de esta asociación. Puede deberse a mecanismos directos a través de los cuales la estimulación social y mental fortalece las conexiones entre las células nerviosas en el cerebro.

¿Cómo hacerlo? Desde el centro de dia para mayores en Alcobendas se organizan actividades terapéuticas de dinámica grupal para ganar confianza, autoestima, comunicación y trabajar las habilidades sociales, laborterapia, ludoterapia (juegos de mesa) y se organizan salidas culturales. La participación es una forma de mantenerse activos de forma intelectual y afianzar las relaciones sociales con pares.

Ejercicio físico y dieta

El ejercicio físico regular puede ser una estrategia beneficiosa para reducir el riesgo de Alzheimer y demencia vascular. El ejercicio puede beneficiar directamente a las células cerebrales al aumentar el flujo sanguíneo y de oxígeno en el cerebro. Debido a sus conocidos beneficios cardiovasculares, un programa de ejercicios supervisado por médicos es una parte valiosa de cualquier plan de bienestar general.

La evidencia actual sugiere que una alimentación saludable para el corazón también puede ayudar a proteger el cerebro. La alimentación saludable para el corazón incluye limitar la ingesta de azúcar y grasas saturadas y asegurarse de comer muchas frutas, verduras y granos integrales. Ninguna dieta es lo mejor. Dos dietas que se han estudiado y pueden ser beneficiosas son las dietas para hipertensos y la dieta mediterránea.

La dieta para hipertensión enfatiza en el consumo de verduras, frutas y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa; incluye granos enteros, pescado, aves, frijoles, semillas, nueces y aceites vegetales; y limita el sodio, los dulces, las bebidas azucaradas y las carnes rojas.

La dieta mediterránea incluye relativamente poca carne roja y enfatiza los granos integrales, frutas y verduras, pescado y mariscos, y nueces, aceite de oliva y otras grasas saludables.

 

Check Also

Plantillas ortopédicas: ¿usas las plantillas adecuadas?

Plantillas ortopédicas: ¿usas las plantillas adecuadas?

Las plantillas ortopédicas que se utilizan para subsanar posiciones incorrectas y anomalías en los pies …